Casas Encantadas

Nuestro país tiene una larga tradición de casas encantadas, es raro la población que no tiene un inmueble con esta fama, a cuál de ellas más tenebrosa si cabe. Lo cierto es que en determinados lugares en los que han ocurrido hechos dramáticos como muertes en circunstancias violentas o extrañas. No cabe duda que el cine con películas del género de terror alimenta todo tipo de fantasías y fabulaciones, en ocasiones personas relacionadas con el entorno inmobiliario han hecho el agosto adquiriendo inmuebles tirados de precio al comprar estos inmuebles con esa triste fama.

¿Qué podemos hacer ante una situación de fenómenos paranormales en nuestro hogar? Lo primero es no perder la calma pues nuestro propio miedo alimentara cualquier tipo de energía, y lo segundo recordemos que la energía es susceptible de cambio o renovación, aunque sea una energía de tipo espiritual, supongamos por ejemplo que es una presencia descarnada la que provoca esa perturbación, es evidente que dicha presencia o espíritu está invadiendo nuestra dimensión y que este no es su lugar, por eso nuestra mejor opción sería dar luz a dicha entidad para que encuentre su camino hacia la luz.

Esto lo podemos hacer de la siguiente forma: en un lugar de la casa pondremos durante nueve días velas, flores y un recipiente con agua, en un estado de máxima concentración con los ojos cerrados y en semi penumbra nos dirigiremos a dicha presencia instándola a abandonar nuestro hogar bendiciéndola y deseándola paz y amor.

Con esta sencilla novena sería suficiente al obtener el espíritu a través de las velas y de nuestras palabras la luz suficiente para volver a su dimensión o plano astral. Caso de ser una presencia hostil debemos recordar que nosotros poseemos la materia y ellos no por eso solo pueden dañarnos a través de nuestro propio miedo.