Comunicación Todopoderosa

Estudiemos un poco al dios que simboliza este poderoso instrumento. En la astrología, en la magia y en la mitología romana es “Mercurio” (“Hermes” para los griegos). El cual siendo el primer intermediario, el primero de los comunicadores, y el principal transmisor de mensajes, se ganó el puesto vitalicio en el Olimpo como mensajero de los dioses, pues era el que facilitaba la intermediación entre lo terreno y lo espiritual.

hermes

Antecesor de las más rusticas formas de la habilidad oratoria, sabía quedar bien con unos y con otros, satisfaciendo a todos los dioses y de paso a los que estaban más abajo: los pobladores de la tierra que alimentaba y daba satisfacción a los divinos e intocables inmortales moradores de los cielos.

Dicho llanamente, Mercurio el dios de la comunicación, andaba siempre de “correveidile” entre los humanos y los dioses, medrando cómo y con quien podía.

Por ello, Mercurio-Hermes, gracias a su habilidad en hablar y negociar fue consagrado como el rápido y astuto dios de los comerciantes.

Pero no se quedaba ahí (si algo tenía bien desarrollado era el don de la oportunidad) y siendo de talante agudo y divirtiéndose en engañar a la gente, se convirtió también en el dios benefactor de los ladrones y estafadores, los cuales tenían también su propio templo y rituales, con el segundo oficio menos honorable de Mercurio.

Hoy es la edad de oro de Mercurio, con el florecimiento de todos los medios de comunicación.
Mantengamos la esperanza de que, aun sabiendo como los medios crean, fundan, alientan, engrandecen o destruyen figuras, está en el público que recibe la información, utilizar su sabiduría para no dejarse influenciar por los descendientes actuales de Mercurio.