El Aura y sus Colores

Los colores atraen diferentes influencias y éstas son tan sutiles, que prácticamente no nos damos cuenta de lo mucho que nos está influyendo determinado color, si es que vivimos rodeados de ese color, vistiéndonos con él o utilizándolo en nuestros enseres domésticos constantemente. Nuestra elección de color parece estar relacionada con los colores predominantes de nuestra aura e instintivamente elegimos los colores que vibran en nuestra misma onda.

Aunque deberíamos tender a los colores luminosos, cálidos y limpios, los colores que son realmente sanadores para el aura, no siempre es asi. Algunas personas tienen preferencia por los colores oscuros, mientras que otras solo se rodearían de colores chillonamente cromáticos y otras intentan pasar desapercibidas en una gama suave pero fría de tonos neutros. Si profundizáramos el porqué de estas preferencias personales de color deberíamos entrar en otros temas que son capítulo aparte; aquí en este espacio por ahora nos centraremos solo en los colores y su acción sobre el aura.

No todo el mundo es sensible al color. Pero en general todos podemos observar que si una persona está muy baja de ánimo y de moral y su ara seguro estará apagada en consonancia con su estado de ánimo le convendrá rodearse de colores cálidos del amarillo al rojo. Por el contrario quien esté excesivamente activo mental y emocionalmente, hará bien en usar colores de gama fría: azul y violeta. Las personas que están mal de salud deberían tener siempre el color verde, en todos sus tonos, situado ante su vista. El blanco y el negro son colores poderosos, pero usarlos en exceso puede crear un desequilibrio áurico.

Los Colores Auricos