El Talismán

Los símbolos o talismanes, son comúnmente de naturaleza religiosa han constituido la base de los hechizos de protección desde tiempos remotos, ocupando un lugar muy importante en los rituales. El símbolo es poder y las religiones modernas reconocen el poder de esos símbolos y los utilizan en su ceremonial de culto.

¿De dónde surge la idea de un talismán? Dejando aparte la investigación científica. En este punto, las tradiciones de casi todas las mitologías, coinciden en narrar similares epopeyas de como el Universo surgió de los cuatro elementos: Aire, Fuego, Agua y Tierra. Según la creación bíblica también por el sonido, la Palabra, que actuó sobre ellos durante el acto creador divino, haciendo que esta fuerza se difundiera en todo lo existente. Se consideró al Hombre como la más elevada de la manifestación física visible, antes del reino animal y vegetal. Aunque esto es según la versión patriarcal, ya que otras sagas religiosas fundan la creación de la tierra y del linaje humano en una diosa.

Y todas las leyendas admiten que esta fuerza se conduce en forma de vibraciones a través de todas las partes que componen el mundo físico. El objetivo de un talismán sería recoger esa fuerza. Como una especie de acumulador de energía cósmica. El cual, según sea el ambiente, ayudará otorgando energía o anulará la acción cuando las circunstancias sean negativas.

En otro capítulo hablaré de los Talismanes importantes. Pero por ahora tenéis que saber que algunos talismanes adjudicados por los manuales de Astrología, no son en absoluto protectores. Para crear el talismán de alguien, es preciso conocer el elemento de los planetas en su Horóscopo; pues podemos estar ampliando una vibración que puede ser armoniosa o todo lo contrario.

El Talismán Recoge La fuerza de tu Interior