¿Espíritu de Navidad o Fiestas Romanas?

Con las fiestas navideñas no hemos inventado nada…

navidad romanaDe hecho, lo único que estamos haciendo es renovar anualmente una arcaica fiesta. Sucesora de fiestas latinas que quizás siguieron a otras más ancestrales aún. Si, podemos decir que son latinas porque en los pueblos del Norte tenían otros usos, derivados de la religión celta. Abetos navideños y figuras como Santa Claus no se estilaban, igual que los Reyes Magos de Oriente, que son un añadido posterior.

Las fiestas de Saturno, las llamadas Saturnales, se celebraban a mediados de diciembre en la antigua Roma. No se alababa a Saturno como dios de la tierra, sino como dios de las semillas, como un dios profundo que favorecería las cosechas. Era pues un dios de riqueza potencial que había que trabajar.

Las saturnales duraban una semana. Ahora duran un poco más. En dicha fiesta los más bajos y pobres de los servidores: los esclavos, podían sentarse a la mesa con los amos y disfrutar del festín. Mientras duraba el agasajo, se suspendían la guerra y se prorrogaban castigos o ejecuciones.

Se practicaba como ahora la costumbre de regalar, principalmente velas de cera. También se hacían pequeñas figuras de barro que acababan sirviendo de juguete a los niños.

Por último, en todas las esquinas de la ciudad se hacía una llamada al libertinaje de nobles y a la libertad del pueblo. Estas fiestas también tenían un poco de mala fama, en el sentido de que aumentaban los nacimientos y no siempre con una legitima ascendencia; pero, en fin, se hacía la vista gorda en ese caso. En esto último, fue el gran cambio que estableció la iglesia católica, somos más recatados ahora. El resto parece sigue igual.