La Noche de Walpurgis

Tiene lugar en la madrugada del 30 de abril al primer día de Mayo, con lo que se une a la siguiente fiesta de Beltane. Estas son dos de las fiestas más importantes entre las festividades paganas de la vieja religión: Wicca, con su “culto al Dios y la Diosa”; obviamente no tiene nada que ver con las religiones patriarcales dominantes.

Se cree que esta celebración proviene de rituales religiosos de ancestrales cultos a la Madre Tierra, sepultados durante mucho tiempo en el olvido, salvo por los que tuvieron que vivir siglos escondidos y que hoy son motivo de diversión para mayoría, curiosidad para otros, y devoción para los verdaderos iniciados. No sabemos si pocos o muchos, pero existen hoy día auténticos practicantes de la antigua brujería, “Seax Wicca”, que celebran estas fechas.

En la noche de Walpurgis, dicen que de la tierra emanan fuerzas de las que se valen los magos y las brujas para gozar de una sobreprotección especial y practicar sus artes. Tiene fama de ser algo maligno, pero eso es mala difusión que se le hizo ulteriormente, ya que los pueblos más cultos e inhibidos se escandalizaron ante las prácticas de uno de los aquelarres principales del año. El motivo es que usualmente se celebraban algunas orgías, más primitivas o más elaboradas, dependiendo de la región; lo esencial era liberar saludablemente los instintos en rituales de fertilidad.

La noche de Walpurgis es precursora de la fiesta de Beltane, donde los druidas celtas celebraban el inicio de la primavera, y por tanto continuaban con la exaltación de los sentidos y el disfrute del cuerpo. Sin duda, las poblaciones humanas aumentaban después de esas fiestas, de eso quedó constancia.

La Noche de Walpurgis