Los Sueños

La ciencia de la interpretación de los sueños se llama Onirología. Bautizada alrededor del año 1650, pero ancestralmente conocida. Ya en la Biblia aparecen narraciones donde se habla de la interpretación de un sueño. La actual ciencia onirológica estudia los aspectos que se destacan en el sueño, tiempos y fases que siguen.

Ante un sueño perturbador…Lo primero que debemos hacer en cuanto nos despertamos, es anotar cuidadosamente los detalles que recordamos. Es frecuente pasar por alto detalles que vemos superfluos, pero que no lo son, así de vernos entre una multitud o en solitario la interpretación podría revelar cosas diferentes. También captaremos la impresión de la atmosfera y tiempo. Cualquier detalle chocante debe ser registrado. Con el tiempo y la práctica -además de una libreta al lado de la cama- empezaremos a recordar nuestros sueños.

Si tenemos capacidad de dibujar también podríamos trazar un esquema de lo que recordamos del sueño. Por supuesto los colores son muy importantes. Debe señalarse cuando un color aparece más destacado a lo largo del sueño.

Debemos anotar si el sueño es frecuente, repetido en cortos espacios de tiempo o si aparece a lo largo de mucho tiempo pero de manera aislada, por ejemplo puede tratarse de un sueño que se repite una vez al año o cada dos o tres años. Entonces tenemos que ver si ese sueño ha tenido alguna coincidencia con las cosas que han sucedido en nuestra vida. Es seguro que sea así.

Hay que ser objetivos con los sueños, no siempre transmiten un mensaje espiritual. Aunque si pueden señalar que se aproxima un cambio a nuestra vida; sucede sobre todo en los sueños de periodos distanciados en tiempo.