Principios del Karma

Ya sean pensamientos, acciones con buena o mala intención, dones o maldiciones. Todo, tarde o temprano, vuelve. Así que si no lo hacemos por genuina grandeza, deberíamos hacerlo por egoísmo inteligente.

¿Qué es lo que puedes dar libremente? Lo que tú desearías también para ti, siempre y cuando lo hagas consecuente y libremente. No se trata de dar cosas que no valoramos o porque no las necesitamos. Recuerda que todo retorna, así que a nadie interesa dar tonterías sin valor. Y no me refiero al valor material.

Hemos de obsequiar… sinónimo de ceder, entregar y conceder.

*Si tú quieres que otros te entreguen, da tu primero.

*Si tú quieres que otros cedan, aprende a ser flexible.

*Si deseas que te concedan algo bueno, empieza por atribuirle a otro lo mejor.

Algunas cosas valiosas para entregar: interés, solicitud, agradecimiento, saber reconocer el mérito ajeno, los buenos deseos tales como el de que alguien sane u ofrecer ayuda. O una bendición, la cual es un acto mágico importante y poderoso.

Puedes empezar con algo importante: dándole las gracias a tu propio cuerpo por aguantarte y sostenerte cada día. O, si lo prefieres, puedes agradecérselo primero a quien lo creo, sea cual sea tu creencia y tú fe: dale gracias a Dios o al Universo; y ya de paso a todos los seres, animados o no que pueblan este mundo y lo sustentan. Adquiere este hábito cada día de tratar a tu cuerpo como a un templo sagrado, o si no puedes, por lo menos considéralo como el vehículo que te lleva a todas partes, y verás cómo mejora tu vida.

Leyes del Karma… La Retribución El Principio es:

“Todo lo que se da vuelve siempre al punto de donde salió”