Solsticio de Verano

Mágicos ritos brujescos, solares o lunares, tienen un lugar especial. El inicio del verano ha sido, en casi todas las culturas, rito de transición de estaciones asociadas al crecimiento y la fertilidad. En el paganismo, el culto Wicca, es una fiesta solar; es por tanto una festividad masculina y está dedicado al Dios, aunque no excluye a la Diosa, su pareja, de la fiesta- al cual honran con un Sabbat menor bendecido por el Fuego, de ahí la costumbre de encender hogueras.

En el hemisferio Norte esta fiesta se celebraba desde la noche del 21. Este año es el día 21 de Junio, a las 06:24 hora española, cuando el Sol entra en el primer grado de Cáncer. Además, se producirá con una preciosa Luna en conjunción con Venus, ambas en Tauro, uno de los signos más potentemente femeninos y sensuales.

La fiesta de San Juan fue un añadido posterior de la religión católica, para intentar sacralizar una fiesta pagana que resultaba salvajemente erótica para el gusto del clero. Y es que después de la fiesta del solsticio, la población crecía espectacularmente.
Para guardar el simbolismo mágico, la verbena debería celebrarse también esa noche pero en realidad se celebra tres días después. No pasa nada, la disfrutamos igual.

Algunos círculos wicans hacen ofrendas especiales en esa noche. En lugar de los clásicos alimentos y flores, lo hacen con dinero. Cuando acaba el rito, el dinero es entregado a personas necesitadas. También puede hacerse con ropa y alimentos. En este caso la ofrenda es perfecta. No es sólo simbólica sino que realmente está dando algo material e iniciando un círculo de retorno de la prosperidad.

Fiesta bruja del Solsticio de Verano 2017