Tu Personalidad

La profunda unión con la naturaleza, el culto a deidades relacionadas con los ciclos naturales de la tierra y con los espíritus de los animales, y la comprensión mágica de la energía de los árboles, son características de la cultura celta; quienes concedieron gran respeto por su sabiduría a los seres mágicos que poblaban la naturaleza.

La vida de las tribus dependía y estaba profundamente unida a sus bosques, ya que estos les proveían de alimento, en frutos y animales, de protección en su espesura, de cobijo y de calor. ¿Cómo no iba a proveerles también de su divinidad?

Esta cosmovisión se enraizó en la naturaleza y aún perdura, heredera de la antigua religión, en la brujería moderna.
La guía Celta de seres mágicos, se fundaba en la observación de su entorno y de lo que más sagrado consideraban, la naturaleza y en lo más alto en esta categoría: los árboles.

Este horóscopo, que no es propiamente un horóscopo, sino una técnica predictiva diferente, tenía veintiún tipos de personalidades con sus correspondientes atributos, asignados cada cual a un árbol específico que pertenecía a la misma esencia.

Los druidas crearon una medición del tiempo con las fases lunares. Buscando lugares para practicar sus ritos, cercanos a los árboles que simbolizaban las virtudes elegidas.

Aparte de la división por personalidad de otros diecisiete árboles, de los cuales hablaré más adelante, hay cuatro que son los principales:
Dos árboles para los equinoccios:
Otoño: 22-23 de Septiembre tiene el Olivo Primavera: 21 de Marzo tiene el Roble
Dos árboles para los solsticios
Verano: 22-23 de Junio tiene el Abedul Invierno: 21- 22 de diciembre tiene el Haya

La Personalidad según el Calendario Celta de árboles