Viajes Astrales

Uno de los temas que más controversia genera dentro del mundo del ocultismo posiblemente, sean los viajes astrales siendo a su vez el que a más fabulaciones se presta.

En este sencillo texto intentaremos daros las pautas correctas para poder llevar a cabo nuestra propia experiencia en la dimensión astral, como todo el mundo más o menos sabe que la técnica consistiría en separar nuestro espíritu de nuestro cuerpo mientras realizamos nuestro viaje.

En realidad es más sencillo de lo que parece y menos espectacular de lo que la gente puede llegar a imaginarse. Antes que nada debemos explicar que este proceso de incursión en la dimensión astral es una ensoñación en la que intentaremos conservar el mayor grado de consciencia, comenzaríamos sentándonos en un lugar tranquilo, con una temperatura ambiente neutra pero cálida sin ruidos que nos distraigan de nuestra práctica, un momento ideal sería por la noche y con algo de sueño.

Podemos realizarlo sentados o tumbados, aunque en esta segunda posición es fácil que nos durmamos. Comenzaremos con prestarle mucha atención a nuestro ciclo respiratorio efectuando respiraciones profundas y reteniendo brevemente el aire al finalizar la inhalación, podemos ejecutar un ciclo de 21 respiraciones en sentido inverso y cuando notemos algo de sueño, con los ojos cerrados visualizamos nuestra habitación e intentaremos proyectarnos hacia el exterior.

En un momento experimentaremos una sensación de ingravidez y en un principio estaremos en una zona oscura, esto se denomina zona de desdoblamiento, a partir de aquí y con el máximo grado de consciencia intentaremos movernos poco a poco y a medida que avanzamos con la práctica conseguiremos estar más tiempo.

Con el Tarot podemos encontrar las puertas del subconsciente